g@lici@-suroeste edición electrónica    

Camino de Santiago del Norte

www.galiciasuroeste.info
Principal    Irún    Irún-S.Sebastián    S.Sebastián-Deba     Deba-Cenarruza   Cenarruza-Lezama     Lezama-Sestao    Sestao-Castro Urdiales

Castro Urdiales-Colindres    Colindres-Güemes    Güemes-Santander    Santander-Queveda   Queveda-San Vicente 

San Vicente de la Barquera-Llanes     Llanes-San Esteban    S. Esteban-Sebrayo    Sebrayo-Sariego    Sariego-Oviedo

Oviedo-S. Juan de Villapañada    S. Juan-Tineo   Tineo-Peñaseita   Peñaseita-Grandas de Salime   Grandas-Padrón  

Padrón Cádavo Baleira     Cádavo Baleira-Lugo    Lugo-Friol   Friol-Sobrado   Sobrado-Pedrouzo     Pedrouzo-Santiago    Comentario

horizontal rule

Oviedo - S. Juan de Villapañada

27,4 km

18 septiembre 2004

Andreas preparando la mochila antes del partir de Oviedo

En Oviedo hemos coincidido seis peregrinos, dos de ellos ciclistas. Algún despertador ha sonado a las seis y media, de modo que, ya despiertos, todos decidimos levantarnos.

Josep, Roser y yo, partimos juntos, aunque en el trayecto nos iremos distanciando y encontrando.

Aquí conoceremos al alemán Andreas; profesor en la Universidad de Colonia. 

Domina el inglés, el francés, alemán, holandés y estudia italiano. Será uno más del grupo muy pronto. Inicialmente, hace el Camino sólo, desde Biarritz. Si algo más hubiera que destacar, es la señalización del Camino desde Oviedo: un diez, tanto en la misma capital con conchas de peregrinos en cada cruce, en cada paso de peatones, como en todo el recorrido hasta Santiago. Se "podría hacer con los ojos cerrados". 

..

.

 La mañana está fresca. Un termómetro, en la calle, marca 11º. Cuando cruzamos Oviedo, quedan restos de la movida por todas partes, pero los servicios municipales ya están en el tajo. Muchos jóvenes todavía no se han retirado a sus casas tras una noche de fiesta en la capital asturiana.

Las nieblas invaden el valle saliendo de Oviedo

.

..

Bajando de San Lázaro Paniceres (donde antiguamente hubo una leprosería) nos detenemos con Mino. El anciano gusta de conversar y reflexiona sobre el Camino y su sentido. Habla de esta ruta como un lugar de encuentro, y habla de paz y de concordia. Se muestra, dice, contento de ver pasar a los peregrinos. Incluso habla con alegría cuando los menciona.

 

.

Recorriendo la ladera del monte  Naranco, y dejando a un lado Llampanxuga, cruzamos, en Loriana, el puente medieval de Los Gallegos, sobre el río Nora para ascender al alto de Escamplero, por carretera y por un precioso sendero que atraviesa un bosque de frondosas. Las nieblas aún siguen acompañándonos.

 
.

.

.

 

Encantadora ermita en Loriana

 
 

Desde lo alto de Escamplero se divisan las sierras por donde discurre el Camino.

Como todo el del Norte, seguiremos en un continuo subir y bajar, pero como todo el Camino de Santiago del Norte, el paisaje recompensa el esfuerzo.

 
.

.

.,

Una de las muchas panorámicas que nos ofrece Escamplero

 
.

.

Bajando de la montaña, seguimos en Escamplero, nos encontramos con una leyenda escrita en la pared de una construcción semiabandonada.

 

.

.

.

Puente en Premoño, para salvar el río Nalón

 
.

.

.

La fotografía no lo revela, pero Peñaflor es una de esas aldeas con un encanto especial cuando se cruza por su única calle central.

 

.

.

.

El río Nalón excavó la montaña hasta encauzar sus aguas por el desfiladero de Peñaflor.

 

Desde Grado hay que salvar una empinada cuesta para llegar al fin de la etapa, en San Juan de Villapañada. Con un sol "que pela", hago un descanso en la subida y aprovecho para dar cuenta de la fruta que he comprado y, tras ese paréntesis, reanudo la marcha. En la distancia ya se observa la iglesia de San Juan de Villapañada. Muy cerca se encuentra el albergue, desviado casi un

km del camino. Hacia él dirijo los pasos.  Una hora más tarde llegarán Josep y Roser, que se detuvieron en Grado, donde comieron.

San Juan de Villapañada es una aldea sin servicios por lo que hay que abastecerse en Grado, casi tres km antes. El albergue es una antigua escuela rural reconvertida.

 

.

 

Llegarán también tres jóvenes andaluces, alguno con problemas de ampollas, y otros dos peregrinos que no compartieron la mesa porque ya habían cenado.