ALFOMBRAS FLORALES

Coincidiendo con la celebración de las Fiestas del Santísimo Sacramento (Junio), A Guarda adorna las calles por las que pasará la Procesión, con alfombras realizadas con pétalos de flores, silvestres y cultivadas; hojas de plantas diversas y arbustos, semillas, arena, sal y aserrín teñidos de colores y borros de café.

    Preparar este material (recolectarlo, deshojar, mantenerlo en condiciones y clasificarlo) es una tarea en la que participan, fundamentalmente, las mujeres y los niños, que se reúnen en las "chabolas" o bajos de determinadas viviendas, y que comienza casi un mes antes.

    Los motivos que dan forma a las alfombras se mantienen en secreto en cada calle hasta la misma noche, del sábado al domingo (víspera de la celebración religiosa antes señalada), cuando decenas de niños, hombres y mujeres, toman los viales y plazas (Praza do Reló, Ignacio Sobrino, Hernán Cortés con As laxes, Plaza de José María Lomba, Malteses, Ribeira y Concepción Arenal) y comienza la tarea del marcado de los dibujos, ayudándose de plantillas perforadas con los motivos en cuestión, sobre las que pasando la tiza o la pintura, se plasman bocetos sobre el asfalto o el granito.

    Temas simbólico-religiosos, motivos de la cultura etnográfica, dibujos geométricos o reproduciendo las clásicas alfombras que cualquiera puede ver en los hogares, las calles antes mencionadas forman un tapiz continuo con mínimos pasos separando cada tramo para permitir el acceso de un lado a otro de la calle. La elaboración de las alfombras es laboriosa y, la concurrencia infantil, que tiene en la "noche de las alfombras" la justificación para trasnochar ese día, realizan el minucioso trabajo de perfilar los diferentes motivos, bajo la atenta mirada y control de los adultos que, además de intervenir también en esta tarea, motivan a los niños en el esmero y agilidad de la "confección" de las alfombras. Guardeses y forasteros llegados de todas partes, van observando como se ejecutan las distintas tareas que se llevan a cabo, en una noche que se prolonga hasta la madrugada, los artesanos de estas efímeras obras artísticas que culminarán cuando, después de la Misa Solemne de las once y media, sale la Procesión del Santísimo Sacramento recorriendo las calles y pisando sobre aquel tapiz que dura el vuelo de una mariposa.

Alfombra de sal teñida en A Ribeira

Alfombra floral en la calle Malteses

La torre de flores, simboliza la Luz que ilumina al mundo Estandartes y niños de Primera Comunión durante el desfile procesional
Alfombra en la calle Ignacio Sobrino

Primer tramo de la calle Hernán Cortés

Último tramo de Concepción Arenal

Calle de Hernán Cortés en su segundo tramo

Otro tramo de Hernán Cortés

Plaza José María Lomba

Alfombra de flores delante de unos de los altares que se arman este día en la calle

Alfombra floral en la calle Concepción Arenal, primer tramo, con la iglesia conventual de San Benito

Alfombra floral, circular, en la Praza do Reló

La misma alfombra, con una vista de la Casa Consistorial (a la derecha) y la Torre del Reloj (que da nombre a la plaza)

    

9  7  p 8