PORTADA

NOTICIAS  

A GUARDA

TUI

O ROSAL

OIA

TOMIÑO

BAIXO MIÑO

OUTRAS NOVAS

DEPORTE

OCIO

CITAS

DEMOGRAFÍA

ENTREVISTAS

COMUNICADOS

PORTUGAL

HEMEROTECA

CON

VOZ

PROPIA

PÁXINAS

 REPORTAXES

FESTAS DO MONTE

RECREO ARTÍSTICO GUARDÉS

CASINO DE CAMPOSANCOS

DCONCELLO DA GUARDA

RÚAS DA GUARDA

VARIA

FOTOSAYER

IMAXES

PATRIMONIO arquivo e documentación

XENTES de Ribadavila

AXENDA

CAIXÓN DE SASTRES

ENLACES

 EMPREGO

*

 

Entruido na parroquia de Salcidos

seguinte

por Victoriano Rodríguez

Nota do autor: Este escrito está redatado no galego coloquial,

usando o localismo da nosa zoa

    Antroido, Entroido é a definición galega dos  Carnavales; aquí tamén se lles chamaba Entruido ou Intruido.  Esta celebracion de tradicions e costumbres paganas  teñen o seu orixen  nos ”bacanales” romanos (que se celebraban en honor ao Dios Baco), e ás  “Saturnales” (en honor ao Dios Saturno). Estas costumbres paganas se propagaron  a traves do imperio romano a Occidente, tendo gran aceptación popular. Pasarían estas costumbres a  América durante a conquista e colonización.

Entruidos en burro. O xinete e o burriño foron os gañadores do reofeo que exhive: un kiko, gañado na Carreira do Galo (Foto: Victoriano)

A orixe da verba entroido, deriva do latín “introitos” que siñifica entrada da primaveira. Por celebrarse os carnavales no mundo cristiano, a Iglesia  sempre se opuxo a esta celebración pagana, pero ante a forte implantación popular foi  adaptada ao “programa” religioso xustificando certa alegria e desenfreno tres dias antes do mércores de Ceniza no que comenza a Cuaresma, neste tempo  existía a prohibición religiosa de comer carne durante coarenta días hasta chegar á Pascua de Resurrección.  Ante os coarenta días de abstinencia que viñan,  as xentes aproveitaban para disfrutar das “carnostolendas” dándose grandes panzadas de orella, lacón, chourizas, bandullos, filloas de sangre, etc. Aínda hoxe quedan costumbres de aqueles tempos, donde nos antroidos populares seguiu sendo un dos motivos da celebración de comer carne. Recordamos cando na plaza do Castro se fretian chourizos e torrenos de touciño; ainda hoxe  se mantén con gran  arraigo esta  tradición nos carnavales de Fornelos, donde se preparan no mismo terreiro as famosas e sabrosas frixidelas de chourizos e ovos. No mércores de Ceniza, como remate  do Carnaval  celébrase o enterro e queima da sardiña, do meco, do peixe espada, según o lugar, (nunca entendín,  o porqué  de escenificar este acontecemento queimando algo tan apreciado como é a sardiña ou o peixe espada, mira que non haberá cousas malas para queimar). E con este festexo entrase na abstinencia de comer carne durante a  Cuaresma.

Comitiva do Enterro do Peixe Espada, A Guarda 2003 (Foto: Victoriano)

A xente di adios ao antroido:

Adio martes de antroido,

Adios meu queridiño;

Hasta o día de Pascua

Non se come mais touciño.

    

Adios martes de antroido,

Adios meu queridiño

Hasta domingo de Pascua

Non volvo a untar o fuciño

Polémica esquela do Enterro da Sardiña, en 1907

    No enterro da sardiña dos Carnavales de 1907, os organizadores repartirían un folleto do acto, a modo de esquela, que non foi do agrado do señor abade da Guardia don  Francisco Javier Pimentel Chapela, que solicitou  ao Recreo Artístico Guardés o nome dos directivos para formular a correspondente denuncia judicial, feito que así ocurriría, sendo procesada  toda a Directiva do Recreo, recibindo  a citación do Juez de instrucción do partido judicial de Tuy o  26 de Marzo se 1907, donde se lles apercibe: a los individuos de la junta Directiva sobre la causa “escarnio a la religión" de la que se les acusa. En septiembre,  a causa é sobreseída en parte  as boas xestions de D. Mariano Ordóñez, sendo absolta a directiva do Recreo. A este respecto escribe  J. Noia en Fuxidos: a Pimentel le supo a cuerno quemado,  pese a notoria influencia.”

  O Antroido popular galego sempre se caracterizou polo divirtemento, andar de intruido borrallento, Facer coplas despectivas hacia personas ou sociedades. Un pouco de  desenfreno que non estaba permitido o resto do ano, en fin, pasalo ben, aínda que nos últimos tempos o Antroido popular está adquirindo a fastuosidade dos Carnavales urbanos de outros lugares como: Venecia, Brasil, Tenerife, etc. donde se destaca o espectáculo  o colorido e lucir os perniles.

"Colores" no desfile de Carnaval da Guarda, do ano 2003 (Foto Victoriano)

    A nosa zona da Guarda e o Rosal foi lugar, desde sempre, de varidas e multitude de celebracións  desta tradición. Antes da guerra en cáseque tódolos barrios houbo festas de entruido e na Vila promovíanse comparsas carrozas, bailes de salón, bailes de Piñata, eventos organizados polo  Recreo Artístico, La Unión, El Casino, Club de Artesanos, Circulo Guardés, Sociedad de Camposancos, Centro de Agricultores, salón A Trangallada, salón Ideal etc.

O INTRUIDO NA PARROQUIA DE SALCIDOS

 

          Dende principios do siglo había celebracións dos  intruidos en cáseque todolos barrios da parroquia de Salcidos. Pola lonxanía no tempo non quedan persoas que recorden aqueles acontecementos, pero por fortuna quedaron plasmados naqueles valiosos medios escritos que foron: La Voz del TeclaHeraldo Guardés, e  Nuevo Heraldo Guardés, de donde podemos rescatar interesantes momentos da vida cotidiá da nosa bisbarra naqueles anos.  Do libro: Festas do Antroido 2001 A Guarda, recóllense os seguintes comentarios e noticias sobre o  antroido en Salcidos, enviado polos corresponsales que estes medios tiñan nas parroquias:

 

HERALDO GUARDÉS. 13 febrero 1932

LOS CARNAVALES

    Ya pasaron los días de júbilo y follón popular, con un tiempo espléndido, circunscribiéndose los festejos a los bailes de Sociedad, Salón Ideal y plazoletas de Chan de Conde, Buján y Castro, donde la juventud hizo derroche de buen humor; todo dentro del mejor orden y gran concurrencia.

 

DE LOS PUEBLOS DE SALCIDOS

    CARNAVALES. Pueden estar satisfechos los organizadores de las Fiestas de Carnaval celebradas en Buján, jamás se recuerda tanta concurrencia y animación, puesto que resultaba en extremo reducida la amplia plazoleta para la importante multitud, ávida de oír y apreciar la excelente Banda Portuguesa que amenizó dichos festejos.

    En el Castro, también resultaron bastante concurridos y animados los bailes de Carnaval; pero... no llegaron, ni por mucho, a los celebrados en Buján, a pesar de ser amenizados por la renombrada Banda de Tabagón, que tocó mucho y bien.

 

HERALDO GUARDÉS. 9 de marzo de 1935

EL CARNAVAL

LOS BAILES. Por escala de méritos y como centros en que ha convergido la principal animación y bullicio más ruidoso, el primer medallón se lo merecen los bailes.

    En rendir admiración a Tersipcore podemos atestiguar ha quedado reconcentrado lo poquito que de las diversiones momescas nos rememoran tiempos que han pasado a la historia.

    En el Castro amenizado por una agrupación de Tuy, el éxito ha sido este año mayúsculo. En los tres días la plazoleta se vio abarrotada por un numeroso contingente que los dirigentes de los actos no cabían sí de tan orgullosos que se encontraban.

    En Buján con la música portuguesa de Monzón, también los bailarines aprovecharon estupendamente la oportunidad de tirar una cana al aire en honor de Antruejo.

 

LA VOZ DEL TECLA. ECOS DEL TECLA. 21 de febrero de 1914

DEL DISTRITO DE SALCIDOS

LOS CARNAVALES. A juzgar por las dos fachadas levantadas en los "Seixiños" y en "Mirillones", del lugar de la Gándara, se lo prometen divertidos los aficionados a tales fiestas.

  

LA VOZ DEL TECLA. 20 de febrero de 1915

ECOS DEL TECLA. DEL DISTRITO DE SALCIDOS

Desapercibido ha pasado este año el Carnaval de esta parroquia. Por ninguna parte dio señales de vida. Si tal determinación obedeció a la impresión producida por las desgracias ocurridas en la fábrica de los Sres. Domínguez, merecen plácemes por sus honrados sentimientos y su discreción los directores del cotarro.

 

LA VOZ DEL TECLA. 24 de febrero de 1917

ECOS DEL TECLA. DEL DISTRITO DE SALCIDOS

CARNAVALES. No siendo los jóvenes del lugar de Cividanes, que contrataron algunos músicos para saltar un poco al son de sus instrumentos musicales, en el resto de la parroquia, no se notó la época de tales diversiones carnavalescas.

 

LA VOZ DEL TECLA. 16 de febrero de 1918

ECOS DEL TECLA. DEL DISTRITO DE SALCIDOS

LOS CARNAVALES. Hans transcurrido, que sepamos, sin ningún incidente desagradable. Los jóvenes del lugar de Cividanes contrataron dos Bandas de Música y las de los demás lugares y barrios las aprovecharon para divertirse.

  

NUEVO HERALDO GUARDÉS. 23 de febrero de 1935

PUEBLOS DEL DISTRITO DE SALCIDOS

CARNAVALES. Para los festejos que en honor de Momo se celebran anualmente en los barrios del Castro y Buján, nos informan que existe gran animación, augurando, por lo tanto, resulten revestidos de gran brillantez.

    Los jóvenes del Castro cuentan ya con una renombrada Banda de Música de la región y una competente Gaita del país. Lo demás queda a cargo del amigo Generoso, el cual organizará, seguramente, por no perder la costumbre, alguna comparsa o murga.

    Los de Buján, que no quieren ser menos, presentarán la afamada Banda de "Bombeiros de Monzón" (Portugal), compuesta por 25 profesores, incluido el cocinero, que es un excelente artista en la preparación del exquisito plato, a lo portugués (bacallau espirriado), que tanto aprecian los súbditos de Carmona.

    Nos avisa el simpático Severiano que pronto terminará de preparar el extenso repertorio que piensa dar a conocer al público que asista a estos festejos. Por lo pronto aparecerá con su bigotito a media asta ("quen t'o dera a ti na miniña dos ollos"), prenda con que suele aparecer en cuanto se representa "o santo entruido".

Festa no Castro, 1954 (Foto de Elpidio Sobrino)

Como  pode verse, hasta comenzada a Guerra Civil os entroidos celebrábanse en tódolos barrios, vemos que hubo en Salcidos na Gandra, en Buxán e no Castro; entre estes  dous pobos había unha enorme rivalidade en ver quén traía as mellores  actuacions musicais, e donde máis éxito acadaba cada festa. Nos anos da Guerra Civil non se celebraron Carnavales. Acabada a mesma, reanudáronse os festexos, pero xa sin o componente de Antroido.

"Fiestas de Primavera" na praza do Castro, en 1954 (Foto de Elpidio Sobrino)

Folleto que a comisión enviaba aos veciños que estaban fóra pedindolles a súa aportación para as festas

O Réximen Nacional-Católico, dictou  unha  lei na que se prohibían os Carnavales: “excepto en bailes infantiles con disfraz o de trajes regionales, celebrados en el interior de casas particulares o bien en locales autorizados por la autoridad gubernativa”.  Desta maneira celebraríanse as festas de Pascua en Buxán e as de Primavera no Castro, seguindo igualmente a rivalidade de antes, (as típicas rivalidades no mismo pobo entre os de Villarriba y Villabajo,  por ver quén facía  a mellor festa e quén traía as mellores orquestas, entre as habituales do Castro estaban as orquestas Montes e Compostela e en Buxán a .Radio Vigo, Parés de Noya, Orquesta X.

No Castro polas mañáns actuaba Jesús o Cego co seu acordeón, en ambos festexos tamén actuaron os grupos locales: Los Dandy de Tino O peluquero e La Palomita de o Yepa. As festas do Castro  tamén rivalidaban con as de Pacenteo  e os de Novás con os de Fornelos.

Estas rivalidades en algun caso chegaron a ter graves consecuencias como a forte pelea habida   o día de Pascua de Buxán en 1933, no camiño fondo do Toxal, entre dous grupos  da Gandra enfrentados por unhas coplas de Carnaval, que os componentes do Salón os Carozos difundiaran cun contido grosero hacia as personas e actividades dos  do salón  el Yunque; a cosecuencia desta refrega con feridos de arma blanca, pola publicación das polémicas coplas de Carnaval, quedarían enfrentadas e enemistadas durante muitos anos familias do pobo da Gandra.

As controvertidas coplas dicían:

EN PRUEBA DE AGRADECIMIENTO

A todos cuantos frecuentaron nuestro Salón y simpatizantes, les obsequiamos con estos chistes verdaderos, recogidos durante el invierno, para que pasen los Carnavales divertidos.

Nosotros no salimos a cantarlos por no estar ensayados. Pónganle la música que quieran. Salud a todos

Gándara, febrero de 1933

LOS ARTESANOS

Al Yunque no vuelvo más

porque las moscas nos pican;

van casados, portugueses,

y viejas que nos critican.

  

Del Yunque salió un barbero,

un escritor y un cartero;

¿cuál de los tres será el bueno?

  

El primero afeita mal,

el segundo escribe peor,

el tercero sirve mal;

darle el retiro por Dios.

 

Abundan en este pueblo

y andan por los caminos,

Taboletas y linguaretas

criticando a los vecinos.

 

Por ser yo tan buena moza,

me llevaron a San Campio;

tuve muchos pretendientes

y quedé a vestir Santos.

  

Hay casados y ausentes,

que trabajan con afán;

sus esposas van al Yunque

y allí bailan en Can-Can.

 

El Yunque baila sin gana,

en ver que nadie concurre;

vino pagan a granel;

eso sí que está muy bien.

  

Para comer uno a uno,

y cargar con los pellejos,

a una verbena se fueron

armados todos yunqueros.

  

Ensayaron una murga

los fracasados yunqueros,

y como salían mal,

se hicieron titiriteros.

 

Yunqueros saltaban todos

en unión y alegría

salió la vaca y huyeron,

creyendo que le embestía.

  

Cúidense de las cornadas,

que dan malos resultados,

las curas resultan caras

y los remedios muy malos.

  

Ya que de cuernos hablamos,

podemos asegurar;

que hay algunos en el Yunque

que los sabemos bien tocar.

  

Cornetadas siempre hubo,

con calderos y bocinas;

se las casas

y también las longanizas.

  

El que pretende casarse,

pida aquí información,

pues en el Yunque las hay

feas, viejas, de la Unión.

    

Cásate Juan y no esperes

a ser presidente viejo,

pues en el Yunque las tienes

como tú de medio metro.

  

Hay muchos que buscan fama,

pero ya están bien sellados,

porque anduvieron de noche

por los matos abrazados.

 

Pariente de cura es,

bueno nunca él será;

sólo se busca mujer

que lo tenga por detrás.

     

De valiente, fama tiene;

gasta revólver y es alto;

él se fue a Pontevedra

y puso el Yunque bailando.

  

En este pueblo los hay ricos,

sin ganarlo con sudor;

lavándose las herencias

y otros pobres se ven hoy.

  

Hay algunos en el Yunque,

tocan calderos y cuernos,

y se llevan longanizas

para pasar el invierno.

  

No es extraño hicieron esto

los que forman la Unión,

pues se llevaron bujías

que eran del otro Salón.

 

Insultaron a su dueño,

esos que forman la Unión,

y se querían llevar

inclusive hasta el cordón.

  

Querían ganar la fama,

en una cuadra indecente,

y ahora patalean

porque no les va la gente.

  

Mozas guapas y elegantes,

frecuentan  nuestro Salón;

feas, viejas y chisperas

se van todas a la Unión.

  

Valemos y somos muchos,

y tenemos buen Salón;

en el Yunque está la cuadra

donde se mete la Unión.

 

Yunqueros vamos cansados,

de deciros la verdad;

que es cuadra y xeirades;

y por este año nada más.

La Guardia

 

FIN

Imprenta Económica

Veciños participando nas Festas do Castro: Lorenzo Paes, O Xano, Tino Reyes, Casimiro Paes, Elidio Rosaleiro e a súa nai, Lidia Morales Sesto (Foto París)

Antonio Español, participante habitual dos Entruidos do Cresto, con unha imitiación da cuádriga de Ben-Hur. Todos os rapaces nos queriamos subir a este carriño imitación da que levaba o héroe do cine

 Aínda que o Antroido non estaba ben visto polo Réximen, e a pesar de tódalas prohibicions, como xa pasara na Edade Media en toda Europa, non se perdeu o espíritu  do Carnaval, xa que formaba parte dunha profunda raigambre popular, por iso nos pobos, nos disfrazábamos igual de intruido  borrallento, con imaxinación e con os medios que daquela había na casas:  íbase á lareira  e embadurnábase a cara con un tizón e borralla, despois se collían roupas vellas no fallado ou no cabanón, logo se puña unha pañueleta na cabeza, si  se era rapaz e o sombreiro de solfatar si era rapariga, xa que gustaba a os homes vestirse de mulleres e as mulleres de homes (iso sí, pero sólo no entroido), o artilugio que nunca faltaba era o fostango que se levaba na man,  que ben podía ser un paraguas vello, unha basoira un bimbe amarelo,  ou un cano de berza, a veces con terrón e todo, este artefacto  tanto servía para defenderse de quen quixera descubrir ao intruido, como que por a licencia que dá esta celebración, aproveitar para arremangarlle uns lamboeirazos a aquel veciño que te caía mal todo ano. Estes populares e espontáneos intruidos eran bastantes distintos aos Carnavales de hoxendía, donde o que  está de actualidá e  o deslumbrante, o lujo e o exhibicionismo.

seguinte