PORTADA

NOTICIAS  

A GUARDA

TUI

O ROSAL

OIA

TOMIÑO

BAIXO MIÑO

OUTRAS NOVAS

DEPORTE

OCIO

CITAS

DEMOGRAFÍA

ENTREVISTAS

COMUNICADOS

PORTUGAL

HEMEROTECA

CON

VOZ

PROPIA

PÁXINAS

 REPORTAXES

FESTAS DO MONTE

RECREO ARTÍSTICO GUARDÉS

CASINO DE CAMPOSANCOS

DCONCELLO DA GUARDA

RÚAS DA GUARDA

VARIA

FOTOSAYER

IMAXES

PATRIMONIO arquivo e documentación

XENTES de Ribadavila

AXENDA

CAIXÓN DE SASTRES

ENLACES

 EMPREGO

*

 

    Antonio Martínez Vicente es el depositario de uno de los mejores archivos de la historia de A Guarda que existen en nuestra localidad. Su disposición, siempre a colaborar de un modo totalmente desinteresado, nos permite traer a estas páginas esos capítulos de la Historia local que, por el tiempo transcurrido y la escasa difusión que tienen, no son bien conocidos o, cuando menos, no están al alcance de todos.

     Esperamos que esta contribución de Martínez Vicente tenga el mejor agradecimiento de todos con su lectura. 

TOPONIMIA

DE A

GUARDA

LA FUENTE DE LA CAL

¿Por qué se llama fuente de La Cal a la de la Cruzada?

.

 

Son varias las personas que me han preguntado la razón de llamarse fuente de la Cal a aquella riquísima en aguas potables, tal vez las mejores que existen en nuestra villa. Me dicen si es que existió allí alguna calera, o al menos una calería que diese nombre a la referida fuente de la Cruzada.

 

Nada de esto. El nombre de cal es un nombre sustantivo absolutamente galaico que nada tiene que ver con aquel producto mineral.

 

Esta voz cal es en el caso que analizamos exclusivamente gallega y derivada directamente de la latina callis o cal-is que significa sendero o camino estrecho y equivale a la palabra calle de la lengua castellana. La voz cal  en este sentido estuvo muy en uso en la Edad Media.

 

Verifícase en esta voz la figura de dicción o metaplasmo, por supresión de elementos al fin de la voz latina citada, por lo cual callis o cal-is quedó reducida a la voz galaica cal, quedando así apocopada la dicción.

 

La evolución de la palabra ha sido la siguiente: El acusativo de la flexión nominal, caso del que proceden ordinariamente las voces de las lenguas románicas, comenzó perdiendo la eme final quedando así convertido en cal-le. Desapareció después con el uso popular este segundo elemento y quedó convertida en cal.

 

Esta misma transformación filológica ha sucedido con la voz latina vallis o val-lis valle que ha dado lugar a los muchos nombres topográficos de val que existen en Galicia. Tanto una como otra voz toponímica produjeron los apellidos Dacal y Doval muy generalizados en nuestra región.

 

De la voz cal como originaria de callis tenemos otro ejemplo muy cercano a nosotros en la inmediata y bellísima parroquia de San Juan de Tabagón. Existe allí una Rúa da Cal, o como vulgarmente dicen también, calle da Rúa da Cal, dando lugar con ambas formas uno o dos pleonasmos impropios, pues, la voz cal ya significa calle o camino, y el decir Rúa da Cal, es lo mismo que decir calle de la calle.

 

Pero ¿quién destierra del lenguaje popular éstos y otros modismos por impropios que sean?

 

Y debo decir de paso que la voz rúa, muy usada en la lengua galaico-portuguesa, procede directamente de la francesa rue introducida en nuestro vocabulario, merced a inmigraciones de los hijos de esta nación, cuando acompañaron al Rey D. Enrique en la primera independencia de Portugal y divulgada por los trovadores venidos de allende los Pirineos en aquellos siglos medioevales.

Esta es, pues, la razón de llamarse fuente de la Cal a la abundantísima en agua potable situada en el laborioso y poético barrio de la Cruzada. Por estar situada al lado de una antiquísima rúa o calle, que es tal vez uno de los caminos más frecuentados de aquel sector de nuestro pueblo y una de las vías que conducían al histórico monte de Santa Tecla, se llamó antiguamente y seguirá llamándose la fuente de la Cal.

Domínguez fontela