www.galiciasuroeste.info

Gumersindo Rodríguez Costas O Santiaguiño”

Información de "Levada Libre"

 

Panadero, miembro del Sindicato General de Trabajadores de la CNT de Tui. Participó activamente en los sucesos de Sobredo en 1922. En Octubre de 1924 tomó parte activa en una huelga de aserradores, originada en el aserradero de Salcedo, que duró cinco meses y terminó con el cierre de la Federación Local hasta 1930 y su destierro a Lugo durante cinco meses.

Miembro de un grupo anarquista (¿FAI?). Organizador de los sindicatos en toda la Comarca. Participó en el Congreso de la CNT del 11/6/1931 representando a la Federación de Trabajadores de Tui. Jugó un papel importante en la creación de sindicatos campesinos en los alrededores de Tui, caso de Guillarei y Randufe. Por este motivo acudió al Pleno Regional de Villagarcia, Agosto de 1931 -donde se dieron cita los incipientes sindicatos de campesinos gallegos- haciendo una revista de las luchas mantenidas. Representó a la CRG en el Pleno Nacional de Campesinos celebrado en Madrid en las Navidades de 1931 donde se debatió el proyecto de Reforma Agraria de la República y la creación de la Federación Vigo 1936: a contribución libertaria Nacional de Sindicatos Campesinos. En 1932 cuando se volvió a ilegalizar el SGT, fue encarcelado, primero el 8/6/ 1932 en Tui –donde coincide con Bragado y Costas – e inmediatamente en Pontevedra. Salió en libertad con la llegada del Frente Popular. Como hecho llamativo destaca la elección del propio Gumersindo para ser miembro de la Gestora Municipal de Tui, cargo que nunca llegará a ocupar.

Después del Alzamiento, Tui fue la población del sur de Galicia que resistió durante más días -concretamente hasta el 26 de Julio – gracias a los carabineros mandados por el capitán Marcelino Rodríguez Blanco –fusilado posteriormente tras un Consejo de Guerra – y a la CNT dirigida por Gumersindo Rodríguez. El mismo día 26 las fuerzas que no se rindieron a los sublevados –una veintena de hombres – tuvo que replegarse a las inmediaciones del monte Aloia, donde fueron rodeados por el ejército con ánimo de venganza. El día 27, dos camiones transportaron a Tui los cuerpos de los últimos resistentes. Gumersindo Rodríguez llegó agonizante con un tiro en la sien, pero no llega a morir.

Fue trasladado al Hospital de Pontevedra donde le salvan la vida aunque quedó ciego. Al cabo de un mes, cuando su mujer acudió a visitarlo, le dicen que su marido había recibido el alta: había sido paseado.

Escribió artículos en el periódico republicano tudense “Tribuna” (1933) y en “Solidaridad Obrera”, órgano de la CRG

 “La contribución libertaria a la resistencia contra el alzamiento militar de 1936 en Vigo”, que foi escrito por Antón Briallos e publicado polo Ateneu Libertário «Ricardo Mella»

http://www.cntgaliza.org/files/Vigo_1936.pdf

 

Outro líder sindicalista fue el panadero Gumersindo Rodríguez, de Tui, dirigente de la Federación Obrera de Tui y su Distrito, que participó en la lucha foral en Sobredo y luego en las huelgas de los aserraderos de maderas, entre ellos el de Salcedo en 1924, siendo clausurada la Federación de Tui por el Gobierno Civil hasta 1930. En agosto de 1936 fue sacado del Hospital de Pontevedra donde agonizaba a consecuencia de una bala que le entrara por cuenca orbital en el combate por la defensa de la República en la Volta da Moura, siendo paseado por falangistas. Era colaborador del semanario local de Tui Tribuna, editado en la imprenta de Guillermo Vicente Santiago[9].

Galicia suroeste

 

Eva Páramos, a neta do represaliado Domingo Páramos, acudiu ao Valle de los Caídos coa acta de traslado do corpo do seu avó e prohibíronlle entrar. Outro parente seu asasinado, Gumersindo Rodríguez, nunca foi localizado

Gumersindo Rodríguez Costas, líder da CNT en Tui, de profesión panadeiro, avó por vía materna de Eva Páramos, tamén foi asasinado en 1936, o mesmo día en que as tropas nacionais entraron nese municipio pontevedrés. Os seus compañeiros tiñan preparada unha lancha para fuxir en Baiona, pero Gumersindo decidiu quedar. “El dixo que non lle fixera mal a ninguén e ademais deixaba unha muller e catro fillos”, relata Amelia Viñas, de 80 anos, a súa filla. “Pegáronlle sete tiros e envelenárono”, prosegue Amelia.

“Cando o fusilaron no Monte Aloia xunto a outros republicanos e o guindaron nunha fosa, un crego, Don Basilio, decatouse de que estaba vivo e mandou que o levasen ao hospital de Pontevedra”, di Amelia. “Quedara cego e estábase recuperando, pero envelenárono e morreu, e non puidemos saber onde está enterrado. Nunca puiden levarlle flores”, asegura. Amelia soubo sempre quen era o asasino do seu pai, pero non desvelou a súa identidade pola amizade que a une cos seus descendentes. “Nunca dixen nin direi quen foi, ¿para que? Ademais eles non teñen a culpa e lévome moi ben coa súa familia, eramos nenos pequenos daquela e non se pode vivir no pasado. Só me queda o consolo de saber que o asasino do meu pai morreu tiroteado; era un deses falanxistas chulos dos que non se podía esperar nada bo”, asegura. (...)

 

http://novashistoria.blogspot.com.es/2009/10/os-rostros-soterrados-do-franquismo.html

 

Heroismo y grandeza de Tuy

Tuy era la sede del agrarismo de la provincia, con el recuerdo de los sucesos de Sobredo, en que la Guardia civil disparó sus máuseres contra los que pedían la redención de foros. El movimiento agrario, anterior a la dictadura de Primo de Rivera, se continuó durante ella, y la República atenuó lo que tenía de protesta al decretar la redención obligatoria de la gabela feudal.

Un hombre había en Tuy de gran temple: Gumersindo Rodríguez, cenetista, obrero panadero. Gumersindo, no se colgaba de los flecos de la fanfarronada revolucionaria a destiempo y a toda hora; tras de las elecciones de 1936, persuadió a la C.N.T.—F.A I. [Confederación Nacional del Trabajo—Federación Anarquista Ibérica], para que ingresara en el Frente Popular y aceptase las responsabilidades de la administración. Con ese objeto se produjeron unas vacantes de concejales que pasaron a desempeñar los confederales.

El día 18 de julio, el Frente Popular creó una junta de Defensa. Figuraban en ella, el alcalde Guillermo de Vicente, el médico Hermenegildo Losada, el diputado agrario Alfonso Ríos —organizador de los agrarios y carabineros de Forcadela, Tomiño y La Guardia—, Romero, Ulpiano Piña y Gumersindo. Se nombró presidente de la junta a Hermenegildo Losada, que se presentó en los cuarteles y llevóse consigo al Ayuntamiento a los jefes militares.

La escuadra la mandan los cabos Manuel Domínguez Benavides

http://www.cgt.es/descargas/SalaLectura/la-escuadra-la-mandan-los-cabos.pdf