MONTE SANTA TREGA  

Precio Subida en vehículo: Hasta 14 años:       0,30 euros

                                         Mayores de 14 años: 0,80 euros

            Es el símbolo por excelencia de A Guarda. Conjunto Histórico-Artístico, y Bien de Interés Cultural, sus valores vienen dados, sobre todo, por las extraordinarias vistas que desde distintos observatorios (Pico de San Francisco, de 341 m de altura, y O Facho, de 328 m), se pueden disfrutar; por su importante Poblado Galaico-Romano (s. I a.C. al s. I d.C), con 20 ha de extensión, y por sus testimonios religiosos.

            El acceso puede hacerse por la carretera, 3’8 km, o a pie, por cualquiera de los dos atajos existentes.

En primer término la Ermita de Santa Trega, al fondo O Facho (328 m)

            Desde el Pico de San Francisco, se contempla un panorama impresionante: la desembocadura del río, el Valle de O Rosal, y Caminha, municipio portugués por el que discurre el último afluente del río Miño: el Coura.

  O Facho, es el otro pico, o Mirador natural, del Santa Trega, en este caso la mirada se extiende hacia el norte: A Guarda, con su puerto en primer lugar, y las estribaciones de A Groba, con el Monte Terroso, delimitando el término municipal.           

               La devoción a Santa Trega tal vez tenga sus orígenes en el s. IV con los ermitaños que se retiraron a este promontorio, edificándose, en torno al s. XIV, la Ermita bajo su advocación. Santa Trega es abogada de la cabeza y del corazón, con multitudinaria asistencia de devotos el día 23 de septiembre, su festividad en el calendario.

          El Voto, acto penitencial al que sólo acuden los hombres, viene celebrándose, ininterrumpidamente, desde el siglo XIV cumpliendo una promesa por la lluvia caída después de siete años de sequía en los que, según la tradición, hasta el río Miño quedó sin agua. Los fieles se reúnen en el Parque del Cancelón y ascienden a la cumbre rezando los Misterios del Santo Rosario sustituyendo estos rezos por el del Vía Crucis al llegar a la “Estaciones”. En torno a las once de la noche entran en la Ermita, precedidos por la Imagen de Santa Trega, asistiendo a Misa y recibiendo, al terminar los oficios religiosos, un bollo de pan.

Desde o Facho, al norte, impresionante vista de A Guarda y el Terroso y la Serra de A Groba

 

            Vía Crucis Monumental (1924 a 1941). Obra del escultor valenciano Julio Vicent i Mengual, sigue paralelo al Vía Crucis del siglo XVII, este sin valor artístico pero con profundo simbolismo religioso. Cada una de las estaciones del Vía Crucis Monumental fue costeada por las familias más pudientes de A Guarda estando dedicadas a su Memoria.

            El Púlpito es un recinto desde el que, en las celebraciones religiosos, el Oficiante se dirigía a los fieles durante los actos religiosos que, a lo largo del año, se celebran en la Ermita dedicada á Santa Trega. 

9  7  p 8