www.galiciasuroeste.info

RAMÓN SOBRINO

Calle Ramón Sobrino, vista desde la Rúa Galicia

..

            La calle Ramón Sobrino es el enlace entre la de República Dominicana y la céntrica Rúa Galicia que cruza la localidad.

            Esta calle de doble sentido tiene su entrada, si seguimos la numeración de las viviendas, por la rúa Galicia y, en sentido ascendente, su salida por República Dominicana. En su margen izquierda, podemos mencionar como establecimientos, la autoescuela Miño y Estibel estética; también se habilitó un acceso privado al colegio de discapacitados psíquicos San Xerome.

            En la margen derecha, una entrada lateral, o de emergencia, del Teatro-Cine Avenida, acceso a la calle Alfonso Martínez Peniza (antes Transversal Ramón Sobrino), la sede del Grupo Filatélico y Numismático Guardés, la calle Lugo, el Cafeto La Farola, el Pub Zeppelin, el Gabinete Psicoeducativo, y la Oficina de Correos, servicio este con entrada por la calle Oia.

            La calzada es de adoquín y va provista de aceras en ambos laterales. Las edificaciones llegan, en algún caso, a tres alturas y ático.

            La longitud de la calle es de 130 metros y su ancho se sitúa en 10 metros.

 

Ramón Sobrino

Acudimos al trabajo publicado por Agustín Ferreira en el Libro-Programa de las Fiestas del Monte 2003 (páginas 29 a 32), para conocer quien fue el guardés, e indiano, Ramón Sobrino Pérez.

Don Ramón Sobrino (en la foto a la izquierda -archivo de Agustín Ferreira-), emigró a Puerto Rico, donde tenía algunos negocios en Vega Baja, aunque cada verano regresaba a A Guarda, para pasar habitualmente dos meses en compañía de su mujer y, en muchas ocasiones, de sus hijos.

En Puerto Rico, en sociedad con su hermano José, se ocupó de “Sucesores de Sobrino&Co”, nombre comercial de una de las empresas de la que era propietario, además de otras dedicadas a sanitarios (baños), plantaciones de café y piña...

En Puerto Rico, Ramón Sobrino contrajo matrimonio con Carmen María Trápaga, con la que tuvo cuatro hijos: dos mujeres (Mª del Carmen y Mili) y dos varones (Monchi y José Luis). Don Ramón Sobrino era un enamorado de su pueblo y contribuyó economicamente en la construcción de la carretera de acceso al Monte.

A la muerte de su madre, doña Trinidad Pérez Melón, se repartió la herencia, correspondiéndole la casa indiana, hoy desaparecida, con su jardín del que donó la mayor parte para construir la carretera que hoy lleva su nombre.

Calle de Ramón Sobrino, desde la calle República Dominicana