www.galiciasuroeste.info

DISCURSOS DE TEODOSIO SESTO

Secretario que fue del ayuntamiento de A Guarda

(Por gentileza de su nieto, Teodosio Fernández, recuperamos para nuestra historia local, dos discursos del que fuera secretario del ayuntamiento de A Guarda, Teodosio Sesto, con ocasión de distintas celebraciones en A Guarda)

CORPUS CHRISTI

                        

    LA GUARDIA Y SU FIESTA

 

    ¿...Cómo podré dar comienzo a estas mal hilvanadas líneas, para poder terminar airosamente ?

     Ardua y difícil tarea es para los que como yo, carecemos de los conocimientos necesarios, y sin embargo no vacilamos para meternos en dibujos. Un amigo me pide que diga algo de nuestra fiesta, de su tradición, de sus usos y costumbres, y en el deseo de ser fiel y obediente, cumplo.

      La fiesta de Corpus, es, ha sido y será siempre, la primera de nuestro pueblo. Caminan los años y arrastran tras sí, el recuerdo de la simpática festividad.

       La chiquillería alegre y bullanguera, comienza ya unos días antes a anunciarnos su fiesta, y la nuestra.

       A las 11 del miércoles, los rapaces congregados en la plaza de la Constitución, esperan impacientes la hora de las 12, que llega al fin,  y todos a una cuentan las campanadas..una..dos..tres... hasta 12.

       Al terminar de cantar la hora, la muchedumbre infantil, se agrupa ante la puerta por donde han de salir los gigantes. La pericia de los encargados de sacarlos, no evita la ironía de los alegres rapaces. Salgan los gigantes de cabeza hacia fuera, o de cabeza hacia adentro, todos al unísono, exclaman algo que nos recuerda aquello que las mozas de algún día LLE DECIAN O TIO PEPE O BIRA, el más afamado gaitero y que él con mucha miga, como con tanta gracia contestaba:  ehí... ehí... raparigas.

         En fin, que los gigantes son una nota simpática en tan señalados días.

          Se cuenta que un año vino a la fiesta una mujer de Pancenteno, y hasta creo que algo, algo parente do meu pai, y que al parecer nunca había visto gigantes, y se dirigió como buena devota a la parroquial a oír misa solemne. Allí, a la puerta, estaban colocados los gigantes uno a cada lado, como es costumbre, al verlos, la mujer, recibió tal impresión que echó a correr como alma que se lleva el diablo, y  al llegar a la carretera exclama:- Ay Dios mío, NAI QUE TAL TUVO – Jesús.

    ¿Y el caso de los POVEIRIÑOS? Es algo notable. Habían llegado de arribada tres lanchitas con poveiros, estaban sus tripulantes presenciando el paso de la procesión, al ver los gigantes, se descubrieron con toda devoción, al mismo tiempo que decían... Oh, noso Deus, que galegos mais cumplidos, Señor San Xuanciño....

     Las campanas de la parroquial son habitualmente manejadas por el simpático Florindo, el sacristán que por tratarse del Corpus, las pulsa con mas serenidad, y sus sonidos se esparcen alegres por la villa.

      Las bandas y gaitas hacen su entrada y recorren el pueblo, y nosotros, los que aún hace poco dejamos de ser rapaces, nos preparamos a dar brillantez a nuestros festejos.

       La procesión del jueves, es tan solemne como original. La interminable fila de santiños llama la atención de forasteros y vecinos, parece que en ese día, vecinos y Santos vivimos todos en familia... todos somos unos... nosotros alegres,  y Ellos satisfechos, claro está, de nuestra justificada alegría.

        El pueblo se engalana. También se viste de fiesta, lo mismo que sus vecinos todos limpios y aseados.

        A propósito de esto, vienen a mi memoria dos casos que  demuestran que la fiesta de Corpus influye hasta en la cuestión de la higiene.

         Decía un prestigioso médico de la localidad, que La Guardia para ser la villa mas limpia de España, debía de estar de fiesta de Corpus todo el año.

          En cierta ocasión, me encontré a un rapaz con la cara y las manos un poco descuidadas y le reprendí para que fuese a lavarse inmediatamente, y el rapaz, un tanto avergonzado, me dice TIO TEODOSIO HASTA PASADO MAÑAN QUE E DIA DE CORPUS NUN ME LAVO...Y así lo hizo, el día de Corpus parecía un QUERUBIN.

          ¿...Y quien no se estrena un traje o unos zapatos en ese día? Hasta yo... que por ser Corpus Christi, la fiesta de nuestro pueblo, estrenaré una corbata con los colores del Deportivo Guardés... GUARDESES...VIVA NUESTRA FIESTA...

            

                       Teodosio Sesto, mayo de 1929

Carnaval 25 de febrero de l926

Consumatum esh.- El carnaval se ha muerto.-Pero antes de dirigiros la palabra, mis conspicuos y si que también queridísimos oyentes y oyentes, tengo que pediros un ruego o una súplica, y éste ruego y ésta súplica es la de que guardemos tan solo medio minuto de silencio........ Gracias.... este medio minuto de silencio, ha sido consagrado por entero, a una vida que se extingue, a una vida que se va, a la vida del Carnaval, que es nuestra propia vida......

      CARNAVALORUM QUIVES.-CARNAVALORUM COVIS.- CARNAVALORUM APRETAVIS.- He aquí los nombres dados al domingo, lunes y martes de Carnaval por nuestros primeros padres los Adanes.

       CALABERNIS COQUIS.- que traducido al castellano por un eminente psicólogo alemán, quiere decir arroz con croques.

       No creáis mis queridos oyentes que mis palabras vayan a ir adobadas de un tono humorístico, ni siquiera alegre, no; porque en estos momentos de dolor no debemos admitir, ni consentir ostentaciones de júbilo. Cuando el Carnaval se muere con él vamos todos.

       Se nos presenta alegre bullanguero y hasta cordial, lo recibimos con tanta alegría como satisfacción, y terminamos por matarle ultrajándole descaradamente.

        Vosotros mis queridos boubetas, no sabéis vivirlo, no sabéis sentirlo y esta es la causa principal de vuestros deslices.- Todavía ayer tarde, he presenciado el mayor de los escarnios cometidos con él.- Iba el pobre por una de las calles de nuestro pueblo, iba ya maltrecho, triste, compungido, conociéndosele las huellas del sufrimiento, cuando unas cuantas mujeres, locas, que no pueden calificarse de otra cosa, le llamaron hipócrita, fingido y sandunguero, el pobre levantó la cabeza la cabeza, dio un guiñazo en señal de desagravio a las que lo maltrataban, y siguió su camino; pero ellas no contentas con su primera ofensa ¿Sabéis lo que le llamaron? ¡Asustaros!.... mis queridos oyentes, le llamaron GUARDIA MUNICIPAL Y VIGILANTE DE CONSUMOS. Al oír tal oprobio, tal ofensa, dio dos sacudidas bruscas seguidas de dos convulsiones de dolor desplomándose sobre el pavimento, cuando llegué a su lado ya estaba, rígido, muerto y ahí le tenéis, por vuestras culpas, por vuestras ofensas, por vuestras calumnias. Eso, tan solo eso, es lo que queda del Carnaval, una humilde arenque.

      ¡..Ho.!.. mis queridos oyentes, las ansias crecen y las esperanzas menguan.

       Sin embargo,  todavía podemos reparar el daño causado, todavía podemos postrarnos ante él arrojándole un caudal de lágrimas en señal de arrepentimiento. Lloradle todos y todas que yo también le lloro.

         Basta, basta de llanto, basta de hipocresía... sigamos  nuestra marcha lúgubre con paso lento y firme a dar sepultura al cuerpo de nuestra víctima..Y... mis queridos boubetas hasta el año que viene.. Así sea.